• Marcela Lozano

¡No tengo suficiente leche! Aprende hoy sobre la HIPOGALACTIA Y LA EXTRACCIÓN PODEROSA

Actualizado: 29 de ago de 2019



Empecemos haciendo alusión a un término bastante mal comprendido: la hipogalactia. La mayoría de madres en algún momento llegan a pensar ¡No tengo suficiente leche! ¡Mi bebé está quedando con hambre! Sin embargo, hay una gran diferencia entre una baja producción de leche real y una baja producción de leche por una deficiente transferencia de leche (hipogalactia secundaria).

La hipogalactia real implica baja producción de leche REAL. No se trata de un error de percepción, se trata de una verdadera alteración en el proceso. Sin embargo, son muy pocos los casos.

La hipogalactia secundaria (bastante común) implica una percepción errada: se cree tener baja producción de leche cuando en realidad el problema es que hay dificultades en la transferencia de leche (paso de la leche del seno al bebé). Al mejorar la transferencia de leche, mejorará la producción.

¿Qué puede causar una hipogalactia real? Según Morton existen básicamente tres tipos de causas:

  1. Causas hormonales:

  • Falta de secreción de prolactina por retenimiento de la placenta.

  • Síndrome de Sheehan podría provocar necrosis de la pituitaria y por tanto se afectaría la producción de prolactina.

  • Medicamentos que contengan estrógenos o bromocriptina que son afectan la producción de prolactina.

  • Falta de oxitocina por desinterés, fatiga, estrés, drogas o alcohol.

  • Hipotiroidismo no diagnosticado y por tanto no medicado.

  1. Causas glandulares:

  • Hipoplasia: desarrollo insuficiente del tejido mamario.

  • Agenesia mamaria: ausencia de alguna de las dos mamas.

  • Cirugías mamarias: aumento o reducción. Siendo la reducción más riesgosa.

  • Anorexia grave con ausencia de menstruación en la adolescencia.

  • Síndrome de ovario poliquístico con tendencia hacia la obesidad, androginismo.

  1. Hipogalactia secundaria: Debida a separación madre/bebé después del nacimiento, inicio tardío de la lactancia, lactancia con horarios rígidos, vaciamiento insuficiente de la mama, entre otros.

Cabe aclarar que ninguna de estas causas es determinante de una hipogalactia real, son factores que aumentan su probabilidad. Una mamá puede tener ovarios poliquísticos y aun así tener una excelente producción de leche. Sin embargo, sino tienes ningún factor de riesgo de los mencionados lo más seguro es que se trate de una hipogalactia secundaria. Esto implica que existe algún factor que puede estar afectando la transferencia de leche, es decir, la cantidad de leche que tu bebé recibe. En estos casos revisa el agarre, la postura y la succión del bebé. Seguramente hay algo que podrás corregir para que mejore la transferencia y así mejorará tu producción.

Cuando se ha encontrado la falla y se está poniendo en marcha la solución es importante asegurar la ingesta del bebé, es decir, que esté comiendo lo suficiente. Siempre que requieras saber si tu bebé está comiendo lo suficiente revisa dos puntos clave: número de pañales mojados y con deposición y ganancia de peso. Si hay menos de cuatro pañales sucios al día y tu bebé no está ganando peso adecuadamente necesitas aumentar tu producción.

¿Cómo aumentar tu producción? Hoy te comparto una técnica bastante efectiva: La extracción poderosa. Consiste en realizar extracciones cortas pero frecuentes: cada 45/60 minutos con periodos de descanso de 4 horas en la noche. Te extraes 5 minutos por seno o 10 minutos con extractor doble. Puede que los primeros dos o tres días no extraigas nada, no importa, continúa. Lo más seguro es que después de 48 horas tengas resultados. Cada extracción generará un pico de prolactina. Entre más picos de prolactina logres más leche producirás.

Se trata de un proceso demandante y agotador. Así que asegúrate de contar con apoyo y mucha determinación de tu parte. Una vez empiece a aumentar la producción podrás espaciar las extracciones progresivamente. Cada que aumentes 15 o 20 ml podrás espaciar la siguiente extracción una hora más. Cuando tu producción haya aumentado lo suficiente podrás ir disminuyendo progresivamente las extracciones.

Si estás decidida tienes una altísima probabilidad de lograrlo. Los casos de hipogalactia real son muy muy escasos. Generalmente se trata de una hipogalactia secundaria que con los ajustes necesarios pasará a ser historia ¿Estás dispuesta a dar la batalla?

Ágatha, Acompañando el Milagro de la Vida