Navidad disfrazada de castigo



  • Si te portas bien el Niño Dios te va a traer muchos regalos.

  • Santa Claus siempre te está vigilando y el sabe si eres juicioso o no.

  • ¡Te estás portando muy mal! Este año los Reyes Magos no te van a traer nada.

  • Papá Noel te va a traer carbón por grosero.

Niño Jesus;

Papá Noél;

Melchor, Gaspar y Baltasar;

No importa la tradición, el nombre o relato, si estás usándolos para controlar la conducta de tus hijos, estás haciendo una sola cosa, y se llama adiestramiento a través del chantaje.


Estas frases, que parecen tan inofensivas, en realidad están utilizando el miedo para controlar conductas; son un castigo que se disimula con los festejos y la alegría de la navidad. Pero no por eso dejan de ser poco éticos, y completamente perjudiciales para bebés, niños y niñas.


Faltando algo mas de un tercio para acabar el siglo XX nos encontramos en pleno auge del conductismo, un modelo que buscaba modificar las conductas de los individuos a través de reforzadores y castigos. A pesar de que los castigos ha sido un tema debatido y problematizado, los premios han pasado desapercibidos. La verdad es que tanto premios como los castigos (físicos y psicológicos) son una forma de adiestramiento, basados en la comodidad del adulto, que realmente no enseñan ninguna habilidad para la vida a nuestros niños.


Cuña publicitaria (LEER COMPLETO):

Te presento la SANTA-CAM, el artefacto de moda en redes sociales, que controlará cualquier conducta de tus hijos que a ti te resulte molesta, a través del soborno, la manipulación y el abuso de poder.


Este es un nuevo invento que llega a la casa de los padres desde el mismísimo Polo Norte. Una cámara donde Santa Claus explica que vigilará a los niños en todo momento, y cuando se porten mal se prenderá una luz roja que indica que perderán sus regalos (la luz roja en realidad la activa un adulto con un botón que esconde y activa cuando lo desee).


“A tus niños les encantará la idea de que Santa los ve desde el Polo Norte vigilando que se porten bien!!! Tiene un led (LUZ ROJA) que parpadea simulando que está grabando, funciona con 2 pilas AA (no incluidas)”.


Efectos secundarios: niños desconectados de sus padres, sin poder personal, fácilmente manipulables, que no entienden el por qué de la norma, que no logran gestionar sus emociones, que no aprenden nuevas pautas ni resolución de conflictos. A largo plazo, adultos con cero motivación intrínseca, que necesitan gratificaciones instantáneas para hacer sus deberes o asumir responsabilidades.


Controlar la conducta de un niño por medio del soborno, no enseña nada. Solo lo vuelve dependiente a gratificaciones externas para hacer las cosas que deberían nacer por su propia iniciativa y porque realmente comprende y ha interiorizado la norma. Este es un llamado para NO usar este tipo de artefactos de adiestramiento.


“Espero que con esta cámara mi hija sea buena” - Usuario de SANTA-CAM

Veamos mas allá del comportamiento, porque como explica Becky Bailey todo comportamiento es una forma de comunicación. Tu bebé, hijo o hija no tiene control sobre sus conductas y te necesita a ti para que lo guíes y ayudes. No para que lo coerciones y manipules. Artefactos como la SANTA-CAM son una mirada negligente del adulto que solo se preocupa por controlar conductas, y no va mas allá para realmente entender lo que su hijo necesita.


Entonces no nos sorprendamos después cuando se conviertan en adolescentes y adultos desmotivados, únicamente movidos por la motivación extrínseca (la motivación que viene de afuera, de estímulos externos como reforzadores, reconocimiento, adulaciones, premios). Serán entonces incapaces de hacer las cosas desde el propio interés y vivir desde sus valores y principios -y luego nos preguntamos porque vivimos en una sociedad tan corrupta-.


Que esta navidad sea para llenar a nuestros niños de magia, conexión y presencia. No de culpa, miedo e impotencia. Recuerda que la disciplina no manipula, la disciplina enseña.